Ecosistema digital, ¿cómo construyo uno para mi empresa?

Ecosistema digital, ¿cómo construyo uno para mi empresa?

Qué es un ecosistema digital y cómo hacer uno imbatible 

Hola de nuevo a nuestros fans del marketing que siguen el ritmo de la información que vamos volcando en este Blog. En el post de hoy vamos a analizar qué es esto del ecosistema digital y cómo puede ayudarlos enormemente en los objetivos de empresa.  

Cada vez hay menos líneas que separan los límites entre el mundo virtual y el mundo físico, o más similitudes. Y esta es otra de ellas: tal como pasa en la naturaleza, en una comunidad, entre nosotros y el cosmos e incluso con los órganos de nuestro propio cuerpo; somos parte de un ecosistema que nos conecta. También hay entornos en el mundo digital. Si tenés un producto, una idea o un servicio, seguro que podés digitalizarlo y venderlo en el mundo online. Para lo cual te re conviene aprender sobre este tema, seguí leyendo.  

Definiendo el ecosistema digital  

Un ecosistema digital es un ambiente lleno de tácticas digitales que, bien combinadas, logran un propósito: generar tráfico, convertir visitas en leads, mimar a los prospectos y, finalmente, generar ventas, entre otras cosas. 

Afinando más, serían las adaptaciones del equipo (por un lado internas de la empresa, y por otro, externas aplicadas a las colaboraciones que se van formando) con la finalidad de ofrecer mejores servicios o productos. Así se genera una interacción on line entre empresas, asociados y consumidores, de la que todos nos podemos beneficiar. 

O sea, es la colaboración comunitaria de toda la vida que nos ha permitido sobrevivir a lo largo de las eras, llevado al mundo virtual. 

Pero ¿qué tiene que tener un ecosistema digital y cómo podés construir uno para tu empresa? ¡Quedate con nosotros hasta el final del post que acá te lo contamos todo! 

¿Para qué sirve un ecosistema digital? 

En nuestro querido mundillo del marketing, armar un ecosistema digital es una de las estrategias más acertadas que podés hacer para posicionar una idea, empezar una campaña o promocionar tu servicio. 

Este proceso te sirve para ganar visibilidad y más puntos de contacto por donde atraer leads que pueden acabar como clientes.  

Además, te sirve para armar comunidades e identificar más claramente a tu audiencia (+ ajustar mejor los mensajes para que te entiendan y te den bola). 

Acá estamos generando espacios para la relación e interacción, de esta manera regamos las plantitas de la empatía, el vínculo y la conexión con las personas (acordate que tratar a la gente como seres humanos y no números hace que la atención, el soporte y la fidelización mejoren). 

Ventajas de crear un ecosistema digital 

  • Optimiza los tiempos de comercialización de un producto 
  • Posiciona mejor a la empresa frente a la competencia 
  • Las campañas de promoción se vuelven más efectivas 

Bienvenido a la anatomía de tu ecosistema digital  

Para armar un ecosistema digital hay que contar con elementos específicos enfocados a alcanzar el mismo objetivo. Como te imaginarás, todo el conjunto de estrategias tiene que ser organizado ya que las diferentes tácticas serán complementarias e interdependientes.  

Para verlo de una manera más clara lo pondremos como si de órganos fundamentales para la vida se tratara… 

  • El sitio web será la columna vertebral de todas las estrategias digitales, es el ser viviente que necesita mantenimiento, vida y corazón, todo tiene que pasar por acá.  
  • El brand strategy vendría a ser como el cerebro, es como la mente del ecosistema y la encargada de llevar el mensaje a través de todos sus canales. 
  • Luego, las redes sociales serían como los pulmones, acá está lo que respira el ecosistema y lo que escucha: los perfiles, los mensajes, lo que se dice de la marca…  
  • Los ojos de tu actividad digital te dan una panorámica para las diferentes métricas.  
  • La inversión inteligente en medios digitales serían los pies, lo que permite a tu sistema no quedar encajado y dar pasos fuertes hacia el crecimiento (SEM, SMM, SEO). 
  • Finalmente, el Blog es el corazón de tu marca, en plan motor vital + energía emocional.  

Componentes de un ecosistema digital 

A continuación, te contamos más sobre estos órganos o componentes esenciales para darle vida un buen ecosistema en marketing digital (y acordate de que si necesitás ayuda desde la agencia te apoyamos para cumplirlos). 

  1. Marca: Una identidad corporativa permite reconocimiento. La estrategia de marca es la que define la voz de la marca; es el intelecto del ecosistema y parte fundamental para llevar un mensaje a través de todos los canales. 
  1. Sitio Web: Es el eje principal de todas las estrategias digitales; es el hogar de tu negocio en el mundo virtual, es nada menos que el sitio oficial donde clientes y socios te contactan. (Necesitas ayuda con tu sitio web, acordate que nosotros nos dedicamos a eso y te podemos echar una manita… Manita pinchando aquí). 
  1. Marketing de Contenidos: Crear contenido relevante para leads, clientes y atraerlos hacia nuestro negocio. O sea, tu Blog, esta sección es el corazón de tu marca, en ella creas contenido relevante y de valor que genera autoridad en los motores de búsqueda. A la larga es lo que mantiene vivo al ecosistema digital de tu empresa. 
  1. Inversión Publicitaria: Mostrar el negocio de manera más rápida y efectiva, en las diferentes plataformas: Google Ads, Facebook Ads, Instagram Ads. SEM, SMM, SEO se trata de inversiones inteligentes en medios digitales, tanto en redes sociales, motores de búsqueda y contenido optimizado. Permiten que el ecosistema digital no quede a la deriva. 
  1. Marketing en Redes Sociales: Incrementar la visibilidad de negocios, posicionar la marca, construir comunidad y llegar a vender. Son los medios en los que vas a interactuar de manera más directa con tus clientes (Facebook, Twitter, Instagram y otras).  
  1. Analítica / Métricas: A través de las herramientas de gestión de datos tenés una visión de los activos de tu empresa. Un panorama para los diferentes indicadores o KPI, lo cuales te ayudarán a decidir el rumbo de tus estrategias con fundamentos sólidos. Son vitales para tu marketing digital. 

Dos tips más (no tan técnicos) que te pueden ayudar un montón 

Ordená el entorno laboral 

Siempre que se aborden nuevas estrategias, hay que contar con un entorno en el que todo el equipo se encuentre alineado y enfocado al logro de unos objetivos ya planteados.  

Parte de construir ese entorno fértil depende de que la empresa invierta en nuevas tecnologías. Pero también depende de otras cosas re importantes, como cuidar la motivación del equipo y el buen ambiente entre los compañeros.  

Apostá por la orientación al cliente 

Otra de las mejores cosas que podés hacer es velar por la relación con tus clientes. En estos tiempos en los que el mercado es tan competitivo y volátil, conviene enfocarse en los intereses del cliente, que estemos con un “¿cómo puedo ayudarte?” sincero tatuado en el dorso de la mano. Escuchar activamente, proponer soluciones ante sus preocupaciones y cubrir sus necesidades rápidamente, lo que sea para fidelizarlo. 

Bonus: 7 estrategias para fortalecer tus ecosistemas digitales 

  1. Integrá: los remos, los timonazos y botellitas con mensajes al mar tienen que estar integrados. Es la manera en que tu marca pueda ir por diferentes entornos digitales pisando fuerte y de manera coherente. 
  1. Automatizá: tendrás que valerte de la automatización de muchas rutinas y actividades cotidianas. ¿Para qué?: ahorrar tiempo y tener un mejor seguimiento.  
  1. Entregá valor: nutrí tus ecosistemas digitales con contenido valioso para tu audiencia; da información que realmente necesiten la gente, solucioná y educá.  
  1. Andá actualizando tus tácticas: tenés que mantener fresquitos tus ecosistemas, así que estate al día de lo último para comunicarte y conectar con los usuarios que pululan por estos entornos.  
  1. Interactúa más: estamos haciendo comunidad; tenés que propiciar la relación entre la gente y tu marca para que tus ecosistemas funcionen.  
  1. Diversificá: podés abrir más ecosistemas digitales o puntos de contacto dentro de un ecosistema en particular; diversificá los canales para que tu comunicación tenga mayor impacto y alcance.  
  1. Medí y optimizá: en el mundo digital todo tiene que ser medible para que podás saber qué tanto resultado va dando, así que los ecosistemas digitales tienen que ser evaluados. Así contarás con datos valiosos para que podás mejorar.  

Conclusión  

Aceptado o no, vivimos dentro del ecosistema digital, de hecho, compartimos información en plataformas digitales todo el tiempo. Tenemos en nuestras manos herramientas e información que -bien usadas- nos permiten alcanzar objetivos, incluso aunque el propósito no sea comprar o vender algo. Aprovechemos bien este gran potencial.  

Hoy aprendimos todo lo que necesitás para crear un ecosistema digital, ya podés empezar a armar el tuyo; y sé testigo de los resultados que te traerán esta inversión de tiempo y esfuerzo para tu empresa. 

Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now!Marketing.  

Embudo de Ventas

Embudo de Ventas

Qué es el inbound marketing 

Hola de nuevo a nuestros curiosos del marketing digital, ávidos consumidores de información de la más útil para llevar a buen puerto nuestros proyectos, hoy, a través de dominar el embudo de ventas.   

Vamos con un post completito sobre el tipo de marketing que más usamos en la agencia, enganchate a aprender cómo funciona el famoso embudo de conversión. 

Primero que nada: ¿Qué es esto del marketing relacional? 

Se trata de una metodología que combina técnicas de marketing y publicidad no invasivas con el objetivo de contactar con un usuario al principio de su proceso de compra y acompañarle hasta la venta final (incluso más allá, con un buen servicio postventa, por ejemplo). 

La idea es captarlos durante esa parte clave en la que entran en conciencia de que tienen un problema, o necesitan algo en sus vidas. Necesitará -y buscará- información. Acá es donde entramos nosotros, se les acompaña, mediante el contenido apropiado para cada una de las fases del proceso y adaptado a su perfil (PERSONALIZACIÓN al poder), y así hasta la venta final, todo sin agresividades, of course. Finalmente, hacemos lo posible por fidelizarlos. 

Embudo de ventas o Pipeline 

Este concepto representa las etapas por las que un usuario pasa antes de decidirse a contratar un producto o servicio. El pipeline o embudo de ventas se divide así:  

  • Atracción: en este punto, la persona empieza a pensar en tal o cual problema que tiene y va –como hacemos todos- a buscar información en Internet; 
  • Consideración: aquí el potencial cliente ya sabe qué problema tiene, pero quiere encontrar la mejor solución para resolverlo y todavía no sabe bien si será un producto o servicio; necesita documentarse, aprender; 
  • Decisión: en esta etapa la solución ya ha sido encontrada y nuestro amigo va a elegir cuál empresa será la que le de salida a su necesidad. 

Conversión 

Es el término que se usa para representar el proceso de atraer usuarios a tu base de contactos, para después hacerlos llegar hasta el fondo del famoso embudo de ventas. “Convertir” no entra exactamente en la etapa de “Vender”, pero lograr una conversión ya es acercarnos bastante al cierre. También puede ser que los datos obtenidos nos sirvan más adelante y la venta se produzca en el futuro, con lo cual son válidos y apreciables igualmente. Siempre manteniendo en mente “cómo podemos ayudar a la gente a facilitar sus vidas con nuestra idea / producto”.  

Y esto es el inbound marketing, el diseño de todas las estrategias y acciones que se nos ocurran para acompañar al usuario en este proceso, desde el momento en que le captamos, pasando por la fase de educación; y continuando con lo que tiene que ver con las ventas per se. 

Veamos los pasos que hacen el camino del embudo de ventas   

1. Atracción (Attract) 

Okey, ¿cómo lo hacemos? Diseñando estrategias de atracción que se basan en el contenido que se publica en la web, el blog, redes sociales y otros portales, y que con el tiempo se va posicionando en los buscadores. Este contenido es consumido por la gente cuando lo comparte y, si lo hemos hecho bien, se acaba generando más tráfico (cosa que nos re interesa). 

Esta estrategia se puede combinar con otras que no son tan de inbound, como el SEM, Facebook Ads, anuncios en televisión o radio y así tener una curva de tráfico aún mayor.  

2. Conversión (Convert) 

Aha, ya tenemos visitas, pero todavía son anónimas. En esta fase tiraremos de procesos y técnicas para convertir las visitas que recibe nuestra web en registros para la base de datos de la empresa. Acá viene eso de ofrecer contenidos relevantes y personalizados al usuario (o nuestro buyer persona) que podrá descargar a cambio de rellenar un formulario con sus datos, como un e-book, una guía, un webinar, una plantilla o cualquier cosa útil para él. 

3. Educación (Educate) 

Tras haber convertido, los usuarios reciben a través del correo electrónico, información útil para cada una de las fases de su proceso de compra. Para esto se usan técnicas de automatización como el lead scoring y el lead nurturing. 

4. Cierre y fidelización (Retain) 

Y, finalmente, llega el ansiado momento en que entramos en la fase de cierre que es donde empieza lo que se conoce como inbound sales.  

Además, el marketing relacional o inbound nos permite lograr que el cliente siga con nosotros después de la venta y la fidelización, o que los clientes que están en nuestra base de datos nos vuelvan a comprar. 

Conoce a TOFU, a MOFU y a BOFU 

Estos no son personajes de la última peli infantil de moda, ni nombres de platos de un restaurante chino. TOFU, MOFU, BOFU son las siglas de Top, Middle y Bottom of the funnel, y grafican las fases del embudo de ventas a la que va a ir orientada nuestra estrategia. Los contenidos que compartiremos se adecuarán a cada etapa del embudo con la personalización como premisa. 

Cómo brillar con tus contenidos en cada etapa del embudo de ventas

Todo esto se representa con un embudo porque la atracción de las personas siempre será mayor al principio del proceso que en la fase de conversión. Más o menos como pasa en las tiendas físicas, donde muchos entran a curiosear, pero es solo una parte la que realmente compra.  

Lo importante acá es entender que, en cada etapa del embudo de ventas, el consumidor potencial (también conocido como “lead”) tiene una mentalidad diferente, busca información concreta y tiene un comportamiento online específico relacionado a ESA etapa. 

O sea, te re conviene saber qué tipo de información y qué contenidos — artículos, ebooks, guías, tutoriales, webinars, campañas y demás— son más adecuados para comunicarte con esos clientes potenciales en esos momentos especiales.  

¿Qué es el TOFU o tope del embudo? 

Este TOFU no tiene nada que ver con la Soja, como te adelantamos más arriba es la parte de arriba del embudo y representa la etapa de toma de conciencia. La persona identifica que tiene un problema y va a ir a buscar info para ver si puede resolverlo.  

Es el lugar y el momento para despertar el interés del que podría convertirse en uno de tus clientes. Estamos en el espacio para informar a potenciales compradores. 

Acá entra mucha gente con la posibilidad de descubrir que tu producto o servicio puede ser exactamente lo que ellos buscaban. 

¿Qué es el MOFU o medio del embudo? 

Bienvenido al momento de la ansiada conversión. 

Todo se va estrechando y es porque ahora solo quedan las personas que están realmente interesadas en la solución que tu marca tiene para darles. Pero pero pero, aún no es el momento de cerrar la venta. 

Acá a nuestro friend le pica la curiosidad, y naturalmente busca saber más sobre el asunto. Necesitará una información más profunda para darse cuenta de que quiere adquirir algún producto o servicio.  

El MOFU es re interesante porque en él ya se da una relación más definida entre nosotros y los potenciales: mientras tu empresa le entrega contenido al cliente, este va facilitándote datos que te ayudarán a conocerlo y guiarlo para la próxima etapa. 

¿Cómo se consiguen esos datos codiciados de los internautas? Normalmente en el momento que descarga alguno de los materiales interesantes que ofrecés, como un e-book gratuito, por ejemplo. Eso sí, a cambio de un formulario a rellenar en el que contesta ciertas preguntillas muy valiosas para nosotros.  

Con un mejor conocimiento sobre las características y preferencias de tu público, será mucho más fácil acabar con las objeciones y aumentar así la probabilidad de cierre.  

 ¿Qué es el BOFU o fondo del embudo? 

Y llegamos a la parte final, ya nos hemos trabajado unos TOFU y MOFU bien cancheros y ahora vamos a por la parte del embudo que motiva al lead a tomar la decisión de compra. 

La parte angosta del proceso suele ser más corta, incluso porque el lead probablemente ya tiene una valoración sobre vos. Por eso se habla de las temperaturas para graficarlo más claro, este último sería un perfil “caliente”.  

Nuestro Pepito de los Palotes ahora estará comparando otras soluciones y evaluando los pros y contras de una empresa y otra. 

Los contenidos del fondo del embudo son el empujoncito necesario para que tome la decisión de convertirse en cliente nuestro. Como tu empresa forma parte de la solución, se puede hablar de ella en esta etapa de manera indirecta para que no parezca una publicidad.  

Acordate de que la premisa del Inbound Marketing es la de educar a los potenciales clientes y hacer que tomen la decisión de adquirir un producto o servicio por su propio pie. 

¿Necesitas ayuda para esto? Acordate que somos especialistas y nos encantará colaborar con vos: clická acá.

Okey, conseguimos vender, ¿y ahora qué? 

Nuestros servicios no tienen que acabar con el cierre de una venta, ese es el camino más seguro para que no nos compren nunca más. Hay que trabajar el servicio postventa, el seguimiento y la fidelización. Es mucho más sencillo mantener un cliente ya hecho (y hacer que nos vuelva a comprar) que persuadir a uno nuevo (y como prueba tenemos toooodo este artículo). Por eso, llegó la hora de encantar a nuestro Mr. New Client y convertirlo en un consumidor frecuente. 

La fidelidad a la marca es de lo que más se valora en el mundo digital. Así que, después de todas las etapas del funnel, tenés que continuar produciendo contenido para los usuarios que finalmente compraron. 

Conclusión, dominando el embudo de ventas  

Como hemos visto, la estrategia de comunicación digital full funnel puede ser una buenísima herramienta para entender mejor a tu consumidor y además te permite crear contenido único y personalizado, que atienda a sus necesidades en cada una de las etapas, aportando al mismo tiempo un montón de valor.  

Y así nos despedimos tus amigos: TOFU, MOFU y BOFU (guiño guiño). 

Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now!Marketing.