¿Qué son los OKR? ¿Cómo combinarlos con KPI? Y por qué te conviene conocer la diferencia

¿Qué son los OKR? ¿Cómo combinarlos con KPI? Y por qué te conviene conocer la diferencia

Qué son los OKR y qué diferencia tienen con los KPI: comprende sus secretos y aprovecha su potencial

Hola de nuevo a nuestros freaks del marketineo, ávidos de ahondar más en los trucos del marketing digital, hasta sus vericuetos más ocultos. Aha, ¿quieren más? Pues ahora vamos a darles más. Si el rollo de los KPI ya te parecía un quebradero de cabeza indescifrable y agradeciste que lo simplificáramos para vos en el artículo anterior, ahora vamos a hacer lo propio con los OKR, qué son y qué diferencia tienen con los KPI.

Ojo al peligro:  los OKR pueden confundirse con los KPIs. Pero tranqui, antes de que te vuelvas loco leete este post donde te contamos todo para diferenciarlos y aprender a aprovecharlos.

Para empezar, es muy importante que tengas una estrategia de marketing clara, definida y bien documentada, y es a través de los OKR’s donde se establecen los objetivos a seguir. Hay quien confunde estos resultados clave con los KPI’s, pensando que son intercambiables. Esta confusión de conceptos puede conducir por derroteros en los que no te interesa pulular, lo que te hace perder tiempo y plata. Olvídalo, vamos a aclarar los tantos.

OK… ¡¿qué?! Qué es OKR y en qué se diferencia de KPI

Veamos, si la “O” de OKR significa Objective y “KR” key Results (resultados clave) ponele que queremos llegar de A a B, -como nos pasa con cualquier diseño de objetivos– entonces tu deseO te dice dónde querés ir, un key result cómo medirás que estás en camino y qué cosas tenés que hacer para llegar.

O sea:

1 ¿Dónde querés ir? Esto te da tu objetivo.
2 ¿Cómo llegarás (o cómo lo vas a medir)? Esto te da tus key results.
3 ¿Qué tenés que hacer para llegar? Esto te da tus tareas.

Dale, te prometemos que para cuando hayas acabado de leer, vas a saber cómo elegir y aplicar objetivos e indicadores para mejorar tus resultados de marketing, cómo atraer a tu buyer persona aumentar las ventas y escalar tu negocio. ¡Seguí leyendo que te re conviene!

¿Qué significa OKR?

Como te adelantamos OKR significa Objective and Key Results.

Con esta metodología, las empresas logran enfocarse en las partes que consideran más importantes, para mejorarlas. En vez de generar un caos de un montón de objetivos y perderse en ellos, se alcanza un objetivo a la vez, centrando los esfuerzos del equipo en lo que es clave para que la empresa avance.

Pensá que el objetivo principal es presentar un deseo subjetivo, mientras que los key results muestran cuál sería el éxito de esta acción.

Por ejemplo, suponete que te gustaría que tus clientes se transformaran en embajadores de marca (¿y a quién no?). Bueno, ese es un buen objetivo, pero no se consigue solo. ¿Qué hacer para que eso suceda? ¿Cómo lograr este resultado?

Aquí es donde entran al ataque los key results. Un objetivo puede tener un conjunto de acciones que, combinadas, logran el resultado esperado.

¿Qué es un KPI?

Como tuvimos ocasión de ver en el artículo anterior (si no lo hiciste míralo acá) KPI es la abreviatura de Key Performance Indicator o indicador clave de desempeño, una métrica para mostrar si se está logrando lo que planteaste.

¿Viste que los resultados clave utilizan la metodología SMART? Resulta que estos objetivos deben ser reales y alcanzables, específicos, en un lapso de tiempo… y el KPI entra en esa historia.

Por si se te cruzó por tu inquieta mente, que sepas que no tiene sentido copiar KPIs de otras empresas, y mucho menos definirlos sin OKRs. Así corrés el riesgo de analizar métricas que no son relevantes para lo que la empresa quiere.

OKR vs KPI: ¿Cuál rayos es la diferencia?

Entonces, ¿qué son los OKR y qué diferencia tienen con los KPI? Ok, mirá: para que lo entendamos fácil y gráficamente, imagínate la OKR como un GPS que te va indicando sin desvíos por dónde tenés que ir. Eso es lo que hace un GPS (bueno, es la idea).

Por otro lado, los KPIs son una visualización de las condiciones durante el viaje programado, como si fuera el panel del auto que acompaña al GPS, ese que muestra el kilometraje, la cantidad de combustible, la temperatura del motor, el aceite… ¿Mejor?

¿Has notado que, aunque son diferentes, los OKRs y los KPIs están relacionados? Por eso no hay uno mejor que el otro, ambos dependen de lo que tu equipo quiera conseguir y de lo que se tenga que medir. Cuando se combinan, lográs definir metas más precisas, mientras que se ajusta ese «radar».

¿Por qué combinarlos te conviene tanto?

Ahora que ya vamos entendiendo el concepto de qué es un OKR y qué diferencia tiene con un KPI, vamos a ver los beneficios. Al contar con métricas fiables y precisas sobre las estrategias que estás implementando, es más fácil evaluar los resultados y entender si vas bien, si redireccionar o qué hacer en todo momento. Por lo tanto, es interesante que comprendas por qué vale la pena combinar OKR y KPI en tu plan de marketing.

OKR’s para enfocarte en los resultados

Teniendo en cuenta que tenemos una cantidad ingente de datos generados en las estrategias de marketing digital, cuando no definís correctamente los resultados clave de lo que querés lograr, corres riesgo de perder el enfoque y analizar métricas que no tienen que ver con lo que la empresa quería.

Los OKRs te ayudan a decidir qué tenés que observar para lograr los resultados. Por eso, es importante que, en el plan de marketing exista una dirección unificada. De esta manera, al usar la metodología OKR, ganás:

  • identificar rápidamente qué se debe mejorar;
  • alinear al equipo con los key results;
  • con los OKRs todos tienen claro su rol.

KPI’s para definir qué se debe monitorear

Los KPI funcionan para proporcionar claves sobre el éxito de los resultados. Al final, con toda esa info, hay que encontrar qué índice es mejor para señalar tu desempeño. De ahí sale el dato de si se están cumpliendo tus expectativas.

Además, al centrarte en estos números, podés saber si estás alcanzando o no las metas, antes de que finalice el plazo para ese OKR. Es como ajustar la dirección con el vehículo en movimiento, te permite evaluar la situación actual y hacer predicciones de escenarios futuros teniendo en cuenta las probabilidades.

Hablame de tener el poder, esto es lo mismo que hacen los que invierten en criptomonedas, acciones, bolsa… y ya sabés lo que pasa cuando les sale bien.

Entonces, al establecer KPIs eficientes en tu estrategia de marketing, podés:

  • analizar si las acciones están teniendo el efecto deseado;
  • identificar los principales puntos a mejorar;
  • detectar datos cuantitativos y medirlos.

¡Aprendé acá cómo usar los OKR’s y los KPI’s en tu marca!

Tras analizar tu situación y entender qué hay que mejorar, el primer paso será descubrir para dónde querés llevar el barco. Cómo se encuentra tu empresa en este momento y cómo querés que esté en el futuro, relacionándolo con las ventajas competitivas, misión y visión del negocio.

Definí cuáles van a ser tus indicadores clave

Después de definir los OKRs, identifica qué información puede interferir en los resultados determinados. Por ejemplo, si la idea es crear una campaña para incrementar las suscripciones de una página, probablemente, deberás medir la tasa de conversión de los canales de adquisición.

Observá que estamos hablando de algo que muestra la señal (indicador) de la meta de forma cuantitativa (números), permitiendo ser medida (métrica). Por lo tanto, cada key result debe tener uno o más KPIs que ayuden a medir la eficacia de las estrategias.

En marketing digital, tenemos una avalancha de información que se puede medir, como visualizaciones, visitas, origen del tráfico, páginas a las que se accede y muchas cosas re interesantes y útiles que están ahí para que las usemos.

A continuación, mirá algunos ejemplos de indicadores de desempeño:

Indicadores de efectividad

La efectividad es la unión de los índices de eficacia y eficiencia. Estos sirven para mostrar resultados de calidad y uso de recursos, por ejemplo:

  • número de clientes leales;
  • número de bugs (errores) encontrados en el sistema;
  • número de llamadas respondidas.

Indicadores de capacidad

Este tipo de indicador se usa para analizar la productividad del equipo y compararla con periodos anteriores.

Algunos ejemplos:

  • número de ventas cerradas;
  • tasa de conversión;
  • cantidad de leads generados.

Indicadores de competitividad

 Sirven para indicar la posición de la empresa en relación con sus competidores como:

  • índice de participación de mercado;
  • participación del capital de terceros;
  • tasa de crecimiento en un período x.

Indicadores de rentabilidad

 Identifican cuál es el potencial de negocio, en comparación con las inversiones que se realizaron, por ejemplo:

  • índice de margen operativo y neto;
  • retorno del capital empleado;
  • rendimiento de los activos;

Reflexión final 

Ahora ya sabés qué son los OKR y en qué se diferencian de los KPI. La conclusión es que los necesitas a los dos. Si sólo le das bola a tus KPI’s ¿Cómo sabrás a dónde vas, o cuánto te falta para llegar? Y si solo das bola a tus OKR’s ¿Cómo sabrás si tenés lo que necesitas para hacerlo?

OKR y KPI se complementan. Los KPIs te ayudan a monitorear tus actividades, a identificar problemas y áreas a mejorar. Los OKR te ayudan a resolver estos problemas, y a mirar al futuro para alcanzar las metas que te pones.

Finalmente, si toda esta locura de números te agobia y te supera, acordate que nosotros somos especialistas y es algo que nos encanta. Contacta y ¡pedí ayuda!

 

Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now!Marketing.

 

 

Qué son los KPI y cómo sacar las métricas

Qué son los KPI y cómo sacar las métricas

6 métricas claras para chequear tus avances en marketing

Hola de nuevo querido supermarketer. Si has hecho bien los deberes, a esta altura te estarás preguntando qué son los KPI y como sacar las métricas de tu negocio. ¿Qué son estas letritas y qué pueden hacer por vos a nivel práctico en el marketing de tu empresa? Descubrí en este post qué son los KPI y mirá 6 ejemplos de métricas para tu marketing.

Vamos a empezar refrescando el significado de KPI y profundizamos desde ahí.

Definiendo el concepto: ¿Qué rayos es un KPI?

Las siglas KPI significan ‘Key Performance Indicator’, que traducido al cristiano sería Indicador Clave de Rendimiento.

Does it ring any bell? ¿No… nada?

Es decir, el KPI te muestra el rendimiento de tu trabajo sobre los objetivos que tenés marcados y te permite conocer si los estás cumpliendo.

Te quedaste igual, ¿verdad?

Pasado en limpio: estos indicadores miden una acción en concreto, una parte del proceso, como por ejemplo el alcance de un post en una red social o el coste de adquisición de nuevos clientes (luego veremos más ejemplos). Pero además el KPI mide el rendimiento de tu proyecto globalmente, es decir, te indica cómo de cerca estás de alcanzar tus objetivos.

¿Mejor?

¿Tengo escapatoria? Lo sentimos, es imprescindible hacer un seguimiento de los KPI’s para saber cómo va tu negocio, de lo contrario irías a ciegas. Pensá que el 89% de los líderes de marketing usan estos indicadores, por algo será y aquí esperamos persuadirte de lo mucho que te conviene imitarlos. A continuación, te decimos cómo. Pero antes…

Ventajas de usar los KPI

¿Por qué aplicar los KPI’s en tu negocio o proyecto?

  • Permite llevar un control global de las acciones que estás tomando en tu empresa.
  • Te deja saber qué estrategias están funcionando y cuáles no.
  • Te facilita información exacta de los datos y resultados que estás obteniendo en tus acciones.
  • Conseguís mantener a tu equipo motivado para alcanzar los objetivos.

Okey, suena bien… ahora, ¿cómo es el KPI ideal?

 Qué son los KPI, características

¿Te acordás cuando aprendimos a diseñar Objetivos SMART? Al igual que tus objetivos, los KPI también tienen que ser SMART: Specific, Measurable, Attainable, Relevant y Time-Bound.

Lo que se traduce en:

Específico

El indicador que estés accionando tiene que ser específico para facilitar el seguimiento y el control. Sé específico, no cosas vagas, please. Tipo: “aumentar las ventas de tal o cual producto un 35% en x período”. Así de específico, si podés más, más.

Medible

Los KPI son datos, información valiosa, por lo tanto, tienen que ser medibles para poder ser analizados.

Seguro no te explicas como hay personas que no cuentan las unidades de un producto para poder establecer los objetivos de ventas, pero las hay (no es tu caso por supuesto).

Alcanzable

Sé realista. Claro que está muy bien soñar y ser ambiciosos, pero una de las cosas que nos hace estrellarnos estrepitosamente (en esto y en la vida), es no saber regular los niveles de expectativa, ahorrate el golpazo y encontrá el punto medio.

Relevante

Cuando establezcas el KPI tené en cuenta si de verdad va a impactar positivamente en tu negocio o        proyecto. No todos los datos son clave, seleccionar los importantes nos ahorra energía y tiempo.

Limitado en el Tiempo

“Ponele fecha a tu objetivo y ponete en marcha”, también se debe aplicar a los KPI. Hay que establecer una fecha límite para alcanzar esos objetivos y así adecuar las acciones a tomar ase segmento de tiempo.

¿Lo tenés? Los KPI deben reunir varias características para que puedas medir el resultado en tus acciones eficientemente.

Si todavía te marea el tema no desesperes, ahora lo vas a tener más claro con algunos ejemplos de KPI.

Qué son los KPI, tipos

Antes de seguir, te aclaramos que estos indicadores se adaptan a cualquier tipo de empresa o negocio y no se limitan al área de marketing: hay KPI’s de ventas, KPI’s de recursos humanos, de materias primas, de logística, o de cualquier cosa relacionada con todos los procesos del viaje de un producto o servicio hasta que llega al consumidor final.

Acá tenés tres ejemplos más:

Retorno de Inversión (ROI)

El ROI es un gran indicador de cómo ha funcionado tu estrategia, pues tiene en cuenta los ingresos que has generado con tu campaña en relación con los gastos para llevarla a cabo.

Engagement de Email Marketing

¿Qué tal han funcionado tus campañas de email marketing?

Al lanzar tu campaña, según la plataforma desde donde la hagas, puedes obtener cosas interesantes como los datos de apertura y de clics. Esto te indica si cambiar el asunto o el contenido para atraer a los usuarios.

Fuentes de tráfico

Estas te permiten saber la procedencia del tráfico que llega a tu página web: puede ser directo, si escriben en la web, orgánica, a través de Google, o mediante redes sociales.

Un dato útil para saber qué estrategia potenciar: compartir contenido en redes, mejorar el SEO, etc.

6 métricas para medir tus logros de marketing 

 Con los KPI’s de marketing podés medir cómo fueron las acciones que elegiste para tener impacto en tus campañas: desde conversiones hasta un anuncio en Facebook Ads, pasando por la captación de leads.

 1- Coste de Adquisición de Cliente (CAC)

El Coste de Adquisición del Cliente te muestra lo que tu empresa gasta en conseguir un cliente nuevo. Normalmente siempre querrás tener un CAC bajo. Un CAC alto significa que tu empresa está gastando mucho para adquirir nuevos clientes, así el indicador hace hacer saltar que podría haber un problema con la eficiencia de ventas o el marketing, por ejemplo.

Cómo se calcula el CAC

Tomá el coste total de marketing y ventas por un período determinado y dividilo por el número de clientes nuevos que obtenés en ese mismo período.

2- Porcentaje de clientes que vienen del marketing

Una de las cosas que más te interesa saber, es qué cantidad real de clientes están saliendo de tus campañas.

Cómo se calcula el porcentaje de clientes originados en marketing

Fácil: dividís el total de clientes nuevos por el total de clientes a partir de leads de marketing, lo que te da como resultado el % de clientes originados en marketing.

3-Tasa de conversión

Si tenés el porcentaje de personas que realizan las acciones que esperas con tus estrategias de marketing, entonces es más fácil saber si tu mensaje es pertinente, si la recompensa y la plataforma en que lo ofreces son las adecuadas. Y si invertiste presupuesto en un anuncio, sabrás si debes ajustar la estrategia o repetirlo en otro por lo bien que funcionó.

Esta métrica la puedes calcular cada vez que tu campaña dependa de la descarga de un contenido, el registro de un formulario online o el envío de datos de contacto, y luego cuando hagas algún ajuste: ¿mejoró cuando moviste el botón al inicio de la página?, ¿la gente empezó a contestar más cuando redujiste los campos del formulario? La tasa te ayudará a descubrirlo.

Cómo se calcula la tasa de conversión

Esta es muy fácil: dividí el número de leads (es decir, la cantidad de personas que realizaron la acción que esperabas) entre la cantidad total de visitas a la página donde estaba tu call to action. El resultado lo multiplicas por cien, y ya tenés tu tasa de conversión.

4-Índice de promotores neto (NPS)

También conocido como Net Promoter Score, es un buen indicador para la satisfacción del cliente, pero además te da a conocer qué probabilidades hay de que tus clientes te recomienden con sus contactos. Esa es una de las mejores estrategias de marketing, ya que se activa orgánicamente porque tu producto o servicio ha cumplido (o superado) las expectativas de las personas.

¿Cómo calculás el NPS?

Primero hay que conocer tus porcentajes de promotores y de detractores. Y la mejor forma de hacerlo es con una sencilla encuesta de satisfacción a tus consumidores, parar eso está el equipo de atención y seguimiento al cliente. Si no lo tenés hay empresas que se ocupan de eso.

La pregunta de esta encuesta debe ser directa y clara: ¿qué tan probable es que te recomienden con otras personas?

Una vez que tengas los números, mandale esta fórmula:

total de promotores – total de detractores : por el total de encuestados x 100 = NPS

  1. Coste por Lead

Conseguir un Lead en términos de marketing es un gran avance, pues te permite adquirir valiosos datos del usuario. Es, a su vez, un gran indicador de cómo ha funcionado la campaña que has creado para conseguirlo.

Para conocer este dato deberás esperar a que termine la estrategia de marketing que deseas medir, los resultados saltarán a la vista.

  1. Tasa de rebote

La tasa de rebote es el porcentaje de gente que visita tu web y, básicamente, se va sin hacer nada.

Cómo se calcula el porcentaje de rebote

Dividí las visitas sin interacción por el total de visitas, multiplicalo por cien y ya tenés la tasa de rebote.

Cómo medir tus métricas de marketing con ayuda

Por supuesto, no tenés que ir con una calculadora pegada al brazo ni volverte loco con números que te agobien si contás con la herramienta correcta. Con los softwares de Marketing de hoy en día tenés acceso a muchos datos que se calculan automáticamente, esto te permite consultar en un solo sitio todas las métricas que necesites y tener más opciones para darles seguimiento (o también podés dejarnos esos números a nosotros que lo dominamos y nos encanta -guiño guiño-).

Ahora ya sabes qué es un KPI y cómo de útil es para tu estrategia y planificación. A ponerlo en práctica para conocer los resultados y aplicarlos hacia la optimización más fantabulosa.

Gracias por leer hasta acá, el equipo de Now!Marketing.