Sitio Web o Landing Page. Cuál elegir según tus objetivos

Sitio Web o Landing Page. Cuál elegir según tus objetivos

Cómo te conviene más estar on-line y con qué plataforma

Ok, te has decidido, querés estar en internet con tu producto porque has entendido y aceptado que, si no estás en internet, directamente no existís. Ahora ¿Para vos es mejor un sitio web? ¿O te convendrá más tener varias landing pages? ¿Cuál será la diferencia entre Sitio Web y Landing page?

Acá es donde entra el típico y molesto “depende”: hay beneficios y contraindicaciones para las dos dependiendo de tus objetivos de negocio. En este artículo vas a aprender la diferencia y podrás elegir la que necesitás, capaz que son las dos…

Desde ya te adelantamos a modo de síntesis que si lo que querés es vender más, generar una base de datos de clientes potenciales y hacer embudos de venta, necesitarás una landing. En cambio, si lo que buscás es únicamente dar a conocer tu negocio, tus productos y servicios, entonces quizá sea suficiente solo el sitio web.

Lo que está clarísimo es que por mucho éxito que podamos alcanzar en el mundo off-line con una tienda con lo que sea que vendamos, estar online te permite ciertos beneficios de los que seguramente querrás disfrutar, seguí leyendo para enterarte a fondo.

¿Qué es un sitio web y qué representa para los negocios?

Un sitio web es una colección de páginas web que están vinculadas a un dominio, es decir, un nombre.

Todas las secciones que están dentro de ese dominio se conocen como páginas web, por ejemplo: contacto, inicio, productos o servicios, sobre nosotros, etcétera; el conjunto de esas páginas conforman un sitio web.

Sitio web: tu tarjeta de presentación en internet

Tu sitio web es un vendedor actuando 24 horas al día, es el responsable por explicar tu producto, exponer sus beneficios, cuáles son tus diferenciales competitivos y generar la confianza del potencial cliente en tu empresa.

O sea, es tu sitio web el responsable de convencer a tus potenciales clientes el por qué comprarte a vos y no a tu competencia.

Beneficios de tener un sitio web para tu negocio

Como dijimos antes, si no estás en línea, es como si no existieras. Hoy en día la gente usa Internet como su fuente de información principal, pero también como el lugar en el que compran todos los productos y servicios que necesitan para sus vidas. Atrás quedaron los días en que la gente desconfiaba de comprar online y prefería ir a una tienda física.

Tener un sitio web, además de permitirte tener una presencia en línea, te ofrece otros beneficios, a saber:

Genera confianza

Suponete que entrás a un sitio web intentando comprar una herramienta de marketing digital para tu negocio y notas que en una de las secciones principales de la página hay testimonios de clientes que escalaron sus ventas con esta herramienta. Por todos lados ves números, casos de éxito, historias conmovedoras y esto te hace sentir que estás en un lugar seguro en el que podrás comprar sin miedo. ¡ZAS! Generaste confianza.

Más potenciales clientes

Un sitio web supera cualquier frontera y te permite llegar a muchas más personas aumentando la posibilidad de clientes potenciales y de ventas. Acordate que las plataformas de creación de webs te permiten añadir plug ins en diferentes idiomas, lo cual puede expandir muchísimo tu negocio.

Disponibilidad 24/7

Un sitio web no tiene limitaciones de horarios para atender a tus clientes como pasa en una tienda física, y si además lo dotás de e-tienda con pasarela de pago representa que el dinero de tus ventas entra sin que tengas que estar ahí, incluso cuando duermes, ¿no es genial?

Sube tus ventas

El hecho de que un sitio web funcione como tarjeta de presentación y esté disponible para tus clientes 24/7 generando confianza, puede aumentar tus ventas al presentar adecuadamente los productos y servicios. Quedate con este dato porque te ayudarán a entender las diferencias entre página web y landing page.

Cuál es la diferencia entre Pagina Web y Sitio Web 

Como te contamos más arriba, la principal diferencia entre sitio web y página web es que el sitio web es el conjunto de varias páginas web vinculadas (con una dirección URL única); mientras que una página web es sólo una sección o una parte de un sitio web (con una ubicación dentro de la URL). Eso ya estaba claro, ahora veamos lo de «Landing».

Landing Page: la estrategia para atraer más clientes

Ok, digamos que hiciste tu sitio web para atraer potenciales clientes a través de Internet, pero, ¿solo esas páginas web son realmente suficiente para esto?

¿Qué es una Landing Page y para qué sirve?

Una Landing Page (página de aterrizaje o página de destino en inglés) es una página que existe únicamente para capturar los datos de contacto de potenciales clientes, a través de una estructura especialmente construida para este fin.

Se trata de una página específica de tu sitio web a través de la cual el visitante llega después de realizar una acción que tu página web le haya indicado, que puede ser la descarga de un libro digital, una demostración de un producto, un pedido de consultoría o una solicitud de presupuesto de tu solución. Esa llegada también se puede producir desde fuera de tu web, como de una red social o de un anuncio.

Las landing pages sirven para convertir los visitantes de tu sitio web en leads y se usan para recopilar información y datos relevantes de tus visitantes. El objetivo es obtener información de contacto (como el e-mail y teléfono), información personal (nombre) y otras informaciones que ayuden a clasificar los leads que le vas a pasar después a tu equipo de ventas.

¿Puedo tener una Landing Page sin sitio web?

Y acá ya estamos otra vez con el famoso “depende”. En Internet es posible encontrar algunos casos, principalmente cuando se trata de venta de infoproductos (productos digitales), en este segmento hay empresas que usan estrategias solo con Landing Pages.

Pero si el objetivo de tu empresa B2B es generar oportunidades de negocio a través de internet es esencial además de las Landing Pages que contés también con un Sitio web.

‍Why oh Why? 

Porque el Sitio Web y la Landing Page tienen funciones distintas, como explicamos más arriba el sitio web se encarga de generar la confianza en tu empresa y la landing tiene como propósito únicamente captar el contacto de los potenciales clientes.

Beneficios de una landing page para tu negocio

Las landing pages te aportan unos cuantos beneficios para tu negocio entre los que están:

  • La estructura de las landings evita distracciones al usuario que la visita, gracias su formato de “sola página o one page”.
  • Tienen un enfoque mucho más alto hacia la conversión, siendo muy específicas con lo que ofrecen.
  • Son la oportunidad perfecta para que un usuario entre a tu embudo de ventas. Acá es donde hacen su aparición las campañas de email marketing para fidelizar o de acercamiento a la compra para aquellos que aún no compraron.

Entonces, ¿cuál es la mejor tu mejor opción? ¿Landing o Web?

Ahora que ya la tenés clara con las diferencias entre sitio web y landing page, vamos con un resumen para que tengas una panorámica de cuál elegir basándote en tus objetivos de negocio.

Será mejor elección un sitio web si…

  • Tus objetivos de marketing van más enfocados en darte a conocer exclusivamente.
  • Lo único que querés es tener presencia en internet.
  • Necesitás dar un gran volumen de información a tus usuarios.

Será mejor elección una landing page si…

  • Tus objetivos de marketing van más enfocados a aumentar los clientes y las ventas de tu servicio.
  • Necesitás generar una base de datos de clientes a los que venderles tus productos.
  • Querés que los usuarios tomen acciones concretas como descargar un libro o solicitar una cotización.
  • Tenés un embudo de ventas en el que querés que entren para vender más o fidelizar a tus clientes.

Y hasta acá la diferencia entre Sitio Web y Landing Page. Fácil, clarito. Ahora te toca a vos decidirte por una (o combinar ambas) para romperla en el mundo on-line.

Finalmente, recuerda que en Now!Marketing estamos para ayudarte con la confección de esta y otras estrategias para que conquistes el mundo on-line con todo el éxito. Entra en «modo éxito» hoy pinchando acá.

Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now!Marketing.

 

 

¿Qué son los OKR? ¿Cómo combinarlos con KPI? Y por qué te conviene conocer la diferencia

¿Qué son los OKR? ¿Cómo combinarlos con KPI? Y por qué te conviene conocer la diferencia

Qué son los OKR y qué diferencia tienen con los KPI: comprende sus secretos y aprovecha su potencial

Hola de nuevo a nuestros freaks del marketineo, ávidos de ahondar más en los trucos del marketing digital, hasta sus vericuetos más ocultos. Aha, ¿quieren más? Pues ahora vamos a darles más. Si el rollo de los KPI ya te parecía un quebradero de cabeza indescifrable y agradeciste que lo simplificáramos para vos en el artículo anterior, ahora vamos a hacer lo propio con los OKR, qué son y qué diferencia tienen con los KPI.

Ojo al peligro:  los OKR pueden confundirse con los KPIs. Pero tranqui, antes de que te vuelvas loco leete este post donde te contamos todo para diferenciarlos y aprender a aprovecharlos.

Para empezar, es muy importante que tengas una estrategia de marketing clara, definida y bien documentada, y es a través de los OKR’s donde se establecen los objetivos a seguir. Hay quien confunde estos resultados clave con los KPI’s, pensando que son intercambiables. Esta confusión de conceptos puede conducir por derroteros en los que no te interesa pulular, lo que te hace perder tiempo y plata. Olvídalo, vamos a aclarar los tantos.

OK… ¡¿qué?! Qué es OKR y en qué se diferencia de KPI

Veamos, si la “O” de OKR significa Objective y “KR” key Results (resultados clave) ponele que queremos llegar de A a B, -como nos pasa con cualquier diseño de objetivos– entonces tu deseO te dice dónde querés ir, un key result cómo medirás que estás en camino y qué cosas tenés que hacer para llegar.

O sea:

1 ¿Dónde querés ir? Esto te da tu objetivo.
2 ¿Cómo llegarás (o cómo lo vas a medir)? Esto te da tus key results.
3 ¿Qué tenés que hacer para llegar? Esto te da tus tareas.

Dale, te prometemos que para cuando hayas acabado de leer, vas a saber cómo elegir y aplicar objetivos e indicadores para mejorar tus resultados de marketing, cómo atraer a tu buyer persona aumentar las ventas y escalar tu negocio. ¡Seguí leyendo que te re conviene!

¿Qué significa OKR?

Como te adelantamos OKR significa Objective and Key Results.

Con esta metodología, las empresas logran enfocarse en las partes que consideran más importantes, para mejorarlas. En vez de generar un caos de un montón de objetivos y perderse en ellos, se alcanza un objetivo a la vez, centrando los esfuerzos del equipo en lo que es clave para que la empresa avance.

Pensá que el objetivo principal es presentar un deseo subjetivo, mientras que los key results muestran cuál sería el éxito de esta acción.

Por ejemplo, suponete que te gustaría que tus clientes se transformaran en embajadores de marca (¿y a quién no?). Bueno, ese es un buen objetivo, pero no se consigue solo. ¿Qué hacer para que eso suceda? ¿Cómo lograr este resultado?

Aquí es donde entran al ataque los key results. Un objetivo puede tener un conjunto de acciones que, combinadas, logran el resultado esperado.

¿Qué es un KPI?

Como tuvimos ocasión de ver en el artículo anterior (si no lo hiciste míralo acá) KPI es la abreviatura de Key Performance Indicator o indicador clave de desempeño, una métrica para mostrar si se está logrando lo que planteaste.

¿Viste que los resultados clave utilizan la metodología SMART? Resulta que estos objetivos deben ser reales y alcanzables, específicos, en un lapso de tiempo… y el KPI entra en esa historia.

Por si se te cruzó por tu inquieta mente, que sepas que no tiene sentido copiar KPIs de otras empresas, y mucho menos definirlos sin OKRs. Así corrés el riesgo de analizar métricas que no son relevantes para lo que la empresa quiere.

OKR vs KPI: ¿Cuál rayos es la diferencia?

Entonces, ¿qué son los OKR y qué diferencia tienen con los KPI? Ok, mirá: para que lo entendamos fácil y gráficamente, imagínate la OKR como un GPS que te va indicando sin desvíos por dónde tenés que ir. Eso es lo que hace un GPS (bueno, es la idea).

Por otro lado, los KPIs son una visualización de las condiciones durante el viaje programado, como si fuera el panel del auto que acompaña al GPS, ese que muestra el kilometraje, la cantidad de combustible, la temperatura del motor, el aceite… ¿Mejor?

¿Has notado que, aunque son diferentes, los OKRs y los KPIs están relacionados? Por eso no hay uno mejor que el otro, ambos dependen de lo que tu equipo quiera conseguir y de lo que se tenga que medir. Cuando se combinan, lográs definir metas más precisas, mientras que se ajusta ese «radar».

¿Por qué combinarlos te conviene tanto?

Ahora que ya vamos entendiendo el concepto de qué es un OKR y qué diferencia tiene con un KPI, vamos a ver los beneficios. Al contar con métricas fiables y precisas sobre las estrategias que estás implementando, es más fácil evaluar los resultados y entender si vas bien, si redireccionar o qué hacer en todo momento. Por lo tanto, es interesante que comprendas por qué vale la pena combinar OKR y KPI en tu plan de marketing.

OKR’s para enfocarte en los resultados

Teniendo en cuenta que tenemos una cantidad ingente de datos generados en las estrategias de marketing digital, cuando no definís correctamente los resultados clave de lo que querés lograr, corres riesgo de perder el enfoque y analizar métricas que no tienen que ver con lo que la empresa quería.

Los OKRs te ayudan a decidir qué tenés que observar para lograr los resultados. Por eso, es importante que, en el plan de marketing exista una dirección unificada. De esta manera, al usar la metodología OKR, ganás:

  • identificar rápidamente qué se debe mejorar;
  • alinear al equipo con los key results;
  • con los OKRs todos tienen claro su rol.

KPI’s para definir qué se debe monitorear

Los KPI funcionan para proporcionar claves sobre el éxito de los resultados. Al final, con toda esa info, hay que encontrar qué índice es mejor para señalar tu desempeño. De ahí sale el dato de si se están cumpliendo tus expectativas.

Además, al centrarte en estos números, podés saber si estás alcanzando o no las metas, antes de que finalice el plazo para ese OKR. Es como ajustar la dirección con el vehículo en movimiento, te permite evaluar la situación actual y hacer predicciones de escenarios futuros teniendo en cuenta las probabilidades.

Hablame de tener el poder, esto es lo mismo que hacen los que invierten en criptomonedas, acciones, bolsa… y ya sabés lo que pasa cuando les sale bien.

Entonces, al establecer KPIs eficientes en tu estrategia de marketing, podés:

  • analizar si las acciones están teniendo el efecto deseado;
  • identificar los principales puntos a mejorar;
  • detectar datos cuantitativos y medirlos.

¡Aprendé acá cómo usar los OKR’s y los KPI’s en tu marca!

Tras analizar tu situación y entender qué hay que mejorar, el primer paso será descubrir para dónde querés llevar el barco. Cómo se encuentra tu empresa en este momento y cómo querés que esté en el futuro, relacionándolo con las ventajas competitivas, misión y visión del negocio.

Definí cuáles van a ser tus indicadores clave

Después de definir los OKRs, identifica qué información puede interferir en los resultados determinados. Por ejemplo, si la idea es crear una campaña para incrementar las suscripciones de una página, probablemente, deberás medir la tasa de conversión de los canales de adquisición.

Observá que estamos hablando de algo que muestra la señal (indicador) de la meta de forma cuantitativa (números), permitiendo ser medida (métrica). Por lo tanto, cada key result debe tener uno o más KPIs que ayuden a medir la eficacia de las estrategias.

En marketing digital, tenemos una avalancha de información que se puede medir, como visualizaciones, visitas, origen del tráfico, páginas a las que se accede y muchas cosas re interesantes y útiles que están ahí para que las usemos.

A continuación, mirá algunos ejemplos de indicadores de desempeño:

Indicadores de efectividad

La efectividad es la unión de los índices de eficacia y eficiencia. Estos sirven para mostrar resultados de calidad y uso de recursos, por ejemplo:

  • número de clientes leales;
  • número de bugs (errores) encontrados en el sistema;
  • número de llamadas respondidas.

Indicadores de capacidad

Este tipo de indicador se usa para analizar la productividad del equipo y compararla con periodos anteriores.

Algunos ejemplos:

  • número de ventas cerradas;
  • tasa de conversión;
  • cantidad de leads generados.

Indicadores de competitividad

 Sirven para indicar la posición de la empresa en relación con sus competidores como:

  • índice de participación de mercado;
  • participación del capital de terceros;
  • tasa de crecimiento en un período x.

Indicadores de rentabilidad

 Identifican cuál es el potencial de negocio, en comparación con las inversiones que se realizaron, por ejemplo:

  • índice de margen operativo y neto;
  • retorno del capital empleado;
  • rendimiento de los activos;

Reflexión final 

Ahora ya sabés qué son los OKR y en qué se diferencian de los KPI. La conclusión es que los necesitas a los dos. Si sólo le das bola a tus KPI’s ¿Cómo sabrás a dónde vas, o cuánto te falta para llegar? Y si solo das bola a tus OKR’s ¿Cómo sabrás si tenés lo que necesitas para hacerlo?

OKR y KPI se complementan. Los KPIs te ayudan a monitorear tus actividades, a identificar problemas y áreas a mejorar. Los OKR te ayudan a resolver estos problemas, y a mirar al futuro para alcanzar las metas que te pones.

Finalmente, si toda esta locura de números te agobia y te supera, acordate que nosotros somos especialistas y es algo que nos encanta. Contacta y ¡pedí ayuda!

 

Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now!Marketing.

 

 

Qué son los KPI y cómo sacar las métricas

Qué son los KPI y cómo sacar las métricas

6 métricas claras para chequear tus avances en marketing

Hola de nuevo querido supermarketer. Si has hecho bien los deberes, a esta altura te estarás preguntando qué son los KPI y como sacar las métricas de tu negocio. ¿Qué son estas letritas y qué pueden hacer por vos a nivel práctico en el marketing de tu empresa? Descubrí en este post qué son los KPI y mirá 6 ejemplos de métricas para tu marketing.

Vamos a empezar refrescando el significado de KPI y profundizamos desde ahí.

Definiendo el concepto: ¿Qué rayos es un KPI?

Las siglas KPI significan ‘Key Performance Indicator’, que traducido al cristiano sería Indicador Clave de Rendimiento.

Does it ring any bell? ¿No… nada?

Es decir, el KPI te muestra el rendimiento de tu trabajo sobre los objetivos que tenés marcados y te permite conocer si los estás cumpliendo.

Te quedaste igual, ¿verdad?

Pasado en limpio: estos indicadores miden una acción en concreto, una parte del proceso, como por ejemplo el alcance de un post en una red social o el coste de adquisición de nuevos clientes (luego veremos más ejemplos). Pero además el KPI mide el rendimiento de tu proyecto globalmente, es decir, te indica cómo de cerca estás de alcanzar tus objetivos.

¿Mejor?

¿Tengo escapatoria? Lo sentimos, es imprescindible hacer un seguimiento de los KPI’s para saber cómo va tu negocio, de lo contrario irías a ciegas. Pensá que el 89% de los líderes de marketing usan estos indicadores, por algo será y aquí esperamos persuadirte de lo mucho que te conviene imitarlos. A continuación, te decimos cómo. Pero antes…

Ventajas de usar los KPI

¿Por qué aplicar los KPI’s en tu negocio o proyecto?

  • Permite llevar un control global de las acciones que estás tomando en tu empresa.
  • Te deja saber qué estrategias están funcionando y cuáles no.
  • Te facilita información exacta de los datos y resultados que estás obteniendo en tus acciones.
  • Conseguís mantener a tu equipo motivado para alcanzar los objetivos.

Okey, suena bien… ahora, ¿cómo es el KPI ideal?

 Qué son los KPI, características

¿Te acordás cuando aprendimos a diseñar Objetivos SMART? Al igual que tus objetivos, los KPI también tienen que ser SMART: Specific, Measurable, Attainable, Relevant y Time-Bound.

Lo que se traduce en:

Específico

El indicador que estés accionando tiene que ser específico para facilitar el seguimiento y el control. Sé específico, no cosas vagas, please. Tipo: “aumentar las ventas de tal o cual producto un 35% en x período”. Así de específico, si podés más, más.

Medible

Los KPI son datos, información valiosa, por lo tanto, tienen que ser medibles para poder ser analizados.

Seguro no te explicas como hay personas que no cuentan las unidades de un producto para poder establecer los objetivos de ventas, pero las hay (no es tu caso por supuesto).

Alcanzable

Sé realista. Claro que está muy bien soñar y ser ambiciosos, pero una de las cosas que nos hace estrellarnos estrepitosamente (en esto y en la vida), es no saber regular los niveles de expectativa, ahorrate el golpazo y encontrá el punto medio.

Relevante

Cuando establezcas el KPI tené en cuenta si de verdad va a impactar positivamente en tu negocio o        proyecto. No todos los datos son clave, seleccionar los importantes nos ahorra energía y tiempo.

Limitado en el Tiempo

“Ponele fecha a tu objetivo y ponete en marcha”, también se debe aplicar a los KPI. Hay que establecer una fecha límite para alcanzar esos objetivos y así adecuar las acciones a tomar ase segmento de tiempo.

¿Lo tenés? Los KPI deben reunir varias características para que puedas medir el resultado en tus acciones eficientemente.

Si todavía te marea el tema no desesperes, ahora lo vas a tener más claro con algunos ejemplos de KPI.

Qué son los KPI, tipos

Antes de seguir, te aclaramos que estos indicadores se adaptan a cualquier tipo de empresa o negocio y no se limitan al área de marketing: hay KPI’s de ventas, KPI’s de recursos humanos, de materias primas, de logística, o de cualquier cosa relacionada con todos los procesos del viaje de un producto o servicio hasta que llega al consumidor final.

Acá tenés tres ejemplos más:

Retorno de Inversión (ROI)

El ROI es un gran indicador de cómo ha funcionado tu estrategia, pues tiene en cuenta los ingresos que has generado con tu campaña en relación con los gastos para llevarla a cabo.

Engagement de Email Marketing

¿Qué tal han funcionado tus campañas de email marketing?

Al lanzar tu campaña, según la plataforma desde donde la hagas, puedes obtener cosas interesantes como los datos de apertura y de clics. Esto te indica si cambiar el asunto o el contenido para atraer a los usuarios.

Fuentes de tráfico

Estas te permiten saber la procedencia del tráfico que llega a tu página web: puede ser directo, si escriben en la web, orgánica, a través de Google, o mediante redes sociales.

Un dato útil para saber qué estrategia potenciar: compartir contenido en redes, mejorar el SEO, etc.

6 métricas para medir tus logros de marketing 

 Con los KPI’s de marketing podés medir cómo fueron las acciones que elegiste para tener impacto en tus campañas: desde conversiones hasta un anuncio en Facebook Ads, pasando por la captación de leads.

 1- Coste de Adquisición de Cliente (CAC)

El Coste de Adquisición del Cliente te muestra lo que tu empresa gasta en conseguir un cliente nuevo. Normalmente siempre querrás tener un CAC bajo. Un CAC alto significa que tu empresa está gastando mucho para adquirir nuevos clientes, así el indicador hace hacer saltar que podría haber un problema con la eficiencia de ventas o el marketing, por ejemplo.

Cómo se calcula el CAC

Tomá el coste total de marketing y ventas por un período determinado y dividilo por el número de clientes nuevos que obtenés en ese mismo período.

2- Porcentaje de clientes que vienen del marketing

Una de las cosas que más te interesa saber, es qué cantidad real de clientes están saliendo de tus campañas.

Cómo se calcula el porcentaje de clientes originados en marketing

Fácil: dividís el total de clientes nuevos por el total de clientes a partir de leads de marketing, lo que te da como resultado el % de clientes originados en marketing.

3-Tasa de conversión

Si tenés el porcentaje de personas que realizan las acciones que esperas con tus estrategias de marketing, entonces es más fácil saber si tu mensaje es pertinente, si la recompensa y la plataforma en que lo ofreces son las adecuadas. Y si invertiste presupuesto en un anuncio, sabrás si debes ajustar la estrategia o repetirlo en otro por lo bien que funcionó.

Esta métrica la puedes calcular cada vez que tu campaña dependa de la descarga de un contenido, el registro de un formulario online o el envío de datos de contacto, y luego cuando hagas algún ajuste: ¿mejoró cuando moviste el botón al inicio de la página?, ¿la gente empezó a contestar más cuando redujiste los campos del formulario? La tasa te ayudará a descubrirlo.

Cómo se calcula la tasa de conversión

Esta es muy fácil: dividí el número de leads (es decir, la cantidad de personas que realizaron la acción que esperabas) entre la cantidad total de visitas a la página donde estaba tu call to action. El resultado lo multiplicas por cien, y ya tenés tu tasa de conversión.

4-Índice de promotores neto (NPS)

También conocido como Net Promoter Score, es un buen indicador para la satisfacción del cliente, pero además te da a conocer qué probabilidades hay de que tus clientes te recomienden con sus contactos. Esa es una de las mejores estrategias de marketing, ya que se activa orgánicamente porque tu producto o servicio ha cumplido (o superado) las expectativas de las personas.

¿Cómo calculás el NPS?

Primero hay que conocer tus porcentajes de promotores y de detractores. Y la mejor forma de hacerlo es con una sencilla encuesta de satisfacción a tus consumidores, parar eso está el equipo de atención y seguimiento al cliente. Si no lo tenés hay empresas que se ocupan de eso.

La pregunta de esta encuesta debe ser directa y clara: ¿qué tan probable es que te recomienden con otras personas?

Una vez que tengas los números, mandale esta fórmula:

total de promotores – total de detractores : por el total de encuestados x 100 = NPS

  1. Coste por Lead

Conseguir un Lead en términos de marketing es un gran avance, pues te permite adquirir valiosos datos del usuario. Es, a su vez, un gran indicador de cómo ha funcionado la campaña que has creado para conseguirlo.

Para conocer este dato deberás esperar a que termine la estrategia de marketing que deseas medir, los resultados saltarán a la vista.

  1. Tasa de rebote

La tasa de rebote es el porcentaje de gente que visita tu web y, básicamente, se va sin hacer nada.

Cómo se calcula el porcentaje de rebote

Dividí las visitas sin interacción por el total de visitas, multiplicalo por cien y ya tenés la tasa de rebote.

Cómo medir tus métricas de marketing con ayuda

Por supuesto, no tenés que ir con una calculadora pegada al brazo ni volverte loco con números que te agobien si contás con la herramienta correcta. Con los softwares de Marketing de hoy en día tenés acceso a muchos datos que se calculan automáticamente, esto te permite consultar en un solo sitio todas las métricas que necesites y tener más opciones para darles seguimiento (o también podés dejarnos esos números a nosotros que lo dominamos y nos encanta -guiño guiño-).

Ahora ya sabes qué es un KPI y cómo de útil es para tu estrategia y planificación. A ponerlo en práctica para conocer los resultados y aplicarlos hacia la optimización más fantabulosa.

Gracias por leer hasta acá, el equipo de Now!Marketing.

 

¿Por qué debes calendarizar el contenido para redes sociales?

¿Por qué debes calendarizar el contenido para redes sociales?

Organizá qué, dónde y cuándo vas a publicar

Hola hola, ¿cómo van esos encargados del marketing con la planificación y
gestión del negocio? En el post de hoy vamos a ver por qué es importante crear un
calendario editorial para redes sociales.
Ya nos imaginamos lo que te estará pasando por la cabeza. Dejanos
ponernos sarcásticos con el ejemplo:


“¿Qué? ¡¿Un calendario editorial solo para redes sociales?! ¿En serio? Pero si idear
cuatro posts espontáneos ahí cuando me acuerdo es fácil, para
alguien creativo y chispa como yo que le salen de taquito… tampoco va a ser
tan complejo: algunos en el insta (que encima no son más que fotos) otros en el facebook …
y ya estamos al día. ¡Ja! Pan comido”.

Sorry. Pero NO.
Las redes sociales se han desarrollado tanto que representan uno de los
mejores canales donde promocionarte y hacer crecer tu negocio. Con la actitud
de antes estarías desperdiciando las enormes posibilidades de segmentación,
engagement y variedad
de publicaciones que te ofrece. Pasarlo por alto sería
un error con el que estarías perdiendo tiempo y plata.

Cosas como la auto disciplina, la inspiración, la constancia o la gestión del tiempo
son factores que se ven enormemente apoyados con la PLANIFICACIÓN
de un buen calendario. Acá no queremos que te encontrés sin publicar nada por falta de tiempo o ideas y te
quedes ahí como un pollo mojado esperando que te baje la inspiración. Todo eso
se puede evitar, planificando correcta y coherentemente tu calendario editorial
para redes sociales.

¿Qué es un calendario editorial para redes sociales y para qué sirve?


Antes de ponernos prácticos vamos a repasar esta definición.
Un calendario editorial es una de las principales funciones de un community
manager y la hoja de ruta que nos va a indicar:

¿Qué vamos a publicar?; ¿Qué RRSS vamos a usar?; ¿En qué formato?; ¿Cuándo?;
¿Cuál de nuestros objetivos cumplimos con esa publicación?

Beneficios de crear un calendario editorial para redes
sociales

  1. Preparadísimos para las fechas importantes
    Qué pasa si se nos viene encima una fecha de esas donde la gente se lanza a
    las calles a comprar cosas –como por ejemplo la Navidad- y te pilla sin haber
    publicado nada. Con un calendario editorial para redes sociales esto no va a
    pasarte porque vas a tener todo bien planificado.
  2. Variación de contenidos
    ¿Sos consciente de que por muy on fire que las redes estén pueden llegar a
    aburrir a la gente? Eso es culpa de los que publican siempre lo mismo.
    Tener una planificación semanal, mensual o incluso anual te será muy útil para
    detectar si es más acertado combinar una semana con imágenes y otra con
    videos, en vez de 3 semanas seguidas de solo fotos o leyendas.
  3. Contenidos que cumplen objetivos
    Tenés que empezar a utilizar las RRSS de manera que te aporten, que te ayuden
    a cumplir los objetivos de tu estrategia de Marketing Digital.
    (Por ejemplo, se viene San Valentín y te encontrás dividido entre sortear un finde
    romántico entre las parejas que te siguen, o hacer una oda al amor porque se
    sabe que una persona enamorada gasta mucho más que una soltera. Ambas valen, pero tienen objetivos distintos. La primera busca la interacción o la fidelización mientras que la segunda busca aprovechar las emociones para vender más. ¿Capisci?).
    Primero está el objetivo y luego el contenido, my friend.
  4. Ahorrás tiempo de trabajo
    Aunque crear un calendario editorial para redes sociales bien planificado lleva su
    tiempo, a la larga te ahorrará mucho, ya que te permite saber de antemano qué
    vas a publicar, dónde y para qué.
    Gracias a la planificación vos sos el que manda sobre el tiempo y no al revés.
  5. Te hace darte cuenta de qué contenido es más relevante
    Conforme vayas creando y variando tus publicaciones, vas a ver qué es lo que
    más gusta a tu audiencia según el engagement que tengan con tus diferentes
    posts. Así, te asegurás de que tus esfuerzos en crear contenido sean bien
    correspondidos y no te encontrés desconectado de tu audiencia por no
    conocerlos.

Cómo hacer un calendario editorial para redes
sociales

Ahora que ya sabes cuáles son los beneficios de crear un calendario de
contenido para redes sociales, es momento de que sepas cuáles son los pasos
para crearlo.
Deberíamos combinar una etapa analítica con una creativa para lograr diferenciarnos de la competencia.
Seguí las siguientes fases:

  1. Definición de Objetivos.
  2. Target.
  3. Auditoría de tu contenido y el de tu competencia
  4. Fechas importantes y horarios.
  5. Planificación.
  6. Tipo de contenido.
  7. Copy y hashtags

Definí los objetivos que querés lograr en las redes

Una marca que quiere ganar visibilidad no tiene que crear el mismo tipo de
contenido que otra ya posicionada y que busca fidelizar.
Por eso tus contenidos en redes sociales deben estar diseñados en base a tus
objetivos. Quizá te venga bien refrescar objetivos smart.

Identificá dónde está tu público objetivo

Antes de crear cualquier contenido para redes sociales, preguntate:
¿Mi público objetivo está en esta red social?
Obvio pero cierto: hay que estar presentes solo donde se encuentra tu público objetivo.
Para saberlo es recomendable crear un buyer persona que te ayude a saber cuáles
son las necesidades, deseos, temores y motivaciones de tu cliente ideal. Esta información te será muy útil al momento de crear tu estrategia de contenidos en redes sociales.
Lo que siempre decimos: segmentación, segmentación, segmentación.

Auditá tu contenido y el de tu competencia

Si sos una marca que está empezando, te conviene que analices el contenido de
tu competencia. Husmeá en sus redes sociales, mirá sus publicaciones y fijate
cuáles son las que se llevan más “me gusta”, “compartidos” o cualquier otra
acción que te sugiera que ese es el contenido que mejor funciona.
Después de este análisis, te será fácil saber qué tipo de contenido deberías crear
vos también. Eso sí, mantené la originalidad a como dé lugar.

Tené en cuenta las fechas importantes

Existen calendarios de fiestas y tradiciones donde se ve claramente que “todos los
meses hay algo”. Esto no es casualidad y ha servido desde siempre para motivar la
compra de regalos, fiestas, comilonas…. Más en este país donde hay un “día del
primo”, un “día del ahijado”… si hasta en el “día de los muertos” se agotan las flores.
Siempre hay algo para comprar. Hacete con un buen calendario y ponete a marcar
cuáles eventos casan con tu propuesta y sus beneficios.

En cuanto a horarios deberías descubrir en qué franjas hay más actividad, discriminando también red por red, recurriendo a las métricas que nos asisten (te recomendamos una más abajo).

Planificá y programá a tope

Gestioná bien tu tiempo para crear tu contenido con antelación y que lo tengas
ya programado para la fecha que corresponda.
Es verdad que hay contenido que no demanda mucho tiempo como pueden ser los
mensajes de motivación, pero también hay otro tipo de contenidos como los
videos, que toman más elaboración. Por eso, te recomendamos que planifiques y
programes.
Lo sentimos si te suena pesado, es la única manera de que tu calendario editorial para redes sociales realmente funcione.

¿Qué tipo de contenido?

Normalmente los formatos son:
Texto
Imágenes
Colecciones

Infografías
Encuestas
GIFs
Videos
LIVES

Lo que te sugerimos es que los vayas alternando y analizando cuáles son los que mejor te funcionan.

¿Qué copies y hashtags vas a utilizar?

El siguiente paso será determinar el texto que vas a utilizar en tus publicaciones
y los hashtags.
Pensá que “una imagen dice mucho más que mil palabras”, pero el copy es lo que
va a hacer que se detengan a mirar el video o la imagen que colgués.
(Ah, espabilá con no usar el mismo copy en LinkedIn que en Instagram, por
ejemplo. Tenés que adaptarte a cada una de las redes sociales).
Con el tema de los hashtags también tenés que pensar en la red social, y en el
máximo de actividades y sectores relacionados para que el sistema asocie y te
haga llegar a más gente.

Herramientas y apps para calendarios de contenido de
redes sociales

Lo cierto es que, probablemente, existen tantas herramientas diferentes
para calendarios de contenido como community
managers. Además de las clásicas como un almanaque en tu pared, los
posits de colores, la pizarra blanca… Combinalas con estas tres que te
recomendamos a continuación:


Google Sheets, para hojas de cálculo intuitivas
Trello, para coordinar equipos bien cohesionados
Metricool, para saber qué posts funcionan mejor

Ejemplos de plantillas calendario editorial para
redes sociales

Y para ayudarte aún más con la elaboración de tu calendario editorial para
redes sociales, acá tenés un par de plantillas descargables:

Plantilla completa para redes sociales.xlsx – Hojas de cálculo de Google
Plantilla – Calendario Redes Sociales – Hojas de cálculo de Google

Conclusión

Esperamos con toda esta parrafada, haberte persuadido de crear tu calendario editorial
para redes sociales. Si aun así te da pereza, contacta con nosotros para que te
echemos una mano con esta tarea. Siempre puede ser inteligente saber cuándo
delegar: picá acá.

Gracias por leer hasta acá y ¡hasta el siguiente artículo!
El equipo de Now! Marketing.

¿Por qué debes calendarizar el contenido para redes sociales?
Qué contenido va en cada etapa del funnel

Qué contenido va en cada etapa del funnel

Definí qué decir y por dónde para MOFU, TOFU y BOFU

Hola otra vez a esos cracks del marketing digital. Continuamos instruyéndonos sobre los temas que nos apasionan y que tanto nos ayudan con nuestros negocios. Hoy toca ver los qué contenido va en cada etapa del funnel de ventas.  

Así es, según en qué momento del customer journey estamos, tendremos algo particular para decirle y acompañarle más efectivamente por ese embudo.  

Una cosa está bien clara y es que el desarrollo de contenidos es la estrategia clave en el inbound marketing. Representa la energía que nos permite conectar con nuestra audiencia, el famoso engagement.  

Pero no cualquier cosa vale, un error de comunicación en determinada etapa de la experiencia del cliente nos puede llegar a costar la estrategia.  

El contenido es el jugo que todo lo conecta  

El valor de los contenidos para vender queda en evidencia en las estrategias de inbound marketing. Este tipo de marketing llegó para romper con el viejo marketing de interrupción. Así era como se vendía antes, durante la era de los mass media. 

En el presente la cosa cambia, debido al poder que pasa a las personas gracias a la tecnología de interacción que tienen en sus manos (sí, básicamente el telefonito). Por eso hay que saber colocar los contenidos adecuados para las diferentes fases del funnel de ventas. Antes el manejo de la información era unilateral, iba de los medios a los usuarios. Ahora cada marca puede funcionar como un medio y los internautas pueden responder y publicar sus comentarios. Esto está buenísimo porque nos obliga a todos a ser más profesionales y honestos que nunca.  

Las estrategias para conseguirlo pasan por el inbound marketing, también conocido como marketing de relación. La comunicación que tenemos con los usuarios pasa al primerísimo lugar.  

¿Por qué funciona tan bien? 

El inbound  marketing se basa en conectar contenidos con usuarios desde el principio del proceso de compra. Con el contenido adecuado se les atrae, se les engancha y se les va acompañando para que vayan pasando todas las fases del embudo de compra. Acordate que si necesitás ayuda en tus propios procesos y etapas, para eso estamos.  

3 claves para elegir qué contenido va en cada etapa del funnel

Entonces, no cualquier tipo de contenido vale para cualquier momento. Incluso podrías caer en contenidos de calidad que no hagan bien su función por estar mal colocados o a destiempo. ¿Por qué? Vamos para atrás, antes de lanzarte a publicar hay 3 cosas básicas que tenés que armar. (Si algo no está funcionando en tu estrategia puede que te falte ajustar alguno de estos). Mira: 

1.- Definí bien tu buyer persona 

Si no sabes a quién te dirigís será complicado que podás interceptarlo. Podés trabajarte los mejores contenidos para las diferentes fases de funnel de ventas, pero si no están bien dirigidos, caerán en saco roto.  

Antes de nada, tenés que determinar tu cliente ideal, el buyer persona. La manera de contar las cosas, el lenguaje, el canal donde publicás, todo cambia y todo parte de un perfil de cliente bien trabajado. 

2.- Armá tu propuesta de valor 

Segunda cosa imprescindible, deberás conocer cuál es tu verdadera propuesta de valor. En qué te diferencias de tu competencia. Qué es lo que haces mejor que las otras marcas. 

Sin esto, tu funnel no destacaría entre los competidores. Ni hablar, diferenciarse o morir, también en lo que atañe a los contenidos. Adaptalos según ESO en lo que tu marca es superior 

3.- Tené claro el viaje del cliente 

¿Sabés cómo va actuando el usuario por las diferentes etapas de la compra? No conocer estos datos también te puede hacer caer en un embudo de ventas que se parece demasiado al de otras marcas. Por ahí no es.  

Antes de planificar los contenidos tenés que pensar en los pasos que da cliente hasta que llega a la compra; y analizar los puntos de contacto que faltan para llevarlo hacia adelante. Un journey sin esos datos ya es como ir por la ruta sin GPS, wrong way 

Qué contenido va en cada etapa del funnel de ventas 

Primero refresquemos cuáles son esas etapas del famoso funnel. (Podés ampliar con toda la info que preparamos para vos en el artículo de Qué es el embudo de ventas):  

3 son las fases en el funnel de ventas: 

  • Descubrimiento. Cuando el cliente se entera de que existís. El TOFU (Top of the funnel). 
  • Consideración. Cuando al cliente le pica la curiosidad. El MOFU (Middle of the funnel). 
  • Decisión. Cuando el cliente compra. Es lo que se llama BOFU (Bottom of the funnel). 

1.- TOFU, el descubrimiento 

Contenido para el tope del embudo 

Primero, el usuario se encuentra con alguno de los canales de la marca, ya sea físicos o digitales. Puede haber aterrizado en la web buscando una keyword concreta, o haber clickado en un anuncio de Facebook o Google Ads. O, incluso, pudo haber entrado con su cuerpo en un comercio y rellenado el buzón de sugerencias de cartón. 

En este momento, la compra ni pasa por la cabeza de esta persona. Está en busca de datos, alternativas, soluciones a problemas que probablemente ni sepa que tiene todavía. 

Lo primero es ofrecerle contenidos informativos interesantes que le hagan desear estar en contacto con vos; y los artículos de tu blog son la mejor herramienta para conseguirlo. 

Trabaja para facilitar la vida de tu potencial lead; demostrale que tu producto puede ser LA solución para su necesidad. Ofrecele contenido de valor que haga que este usuario tenga ganas de inscribirse para que le lleguen tus nuevos posts. Aprovecha para comprometerlo a través de las redes sociales. 

Entonces, en la fase de descubrimiento podrías usar contenidos de este tipo: 

  • Posts en tu blog canchero.  
  • Mensajes en redes sociales  
  • Newsletters que aporten algo
  • Espacios sobre beneficios en tu web
  • Emails informativos ampliando. 

2.- MOFU, la consideración 

Contenido para el medio del embudo   

Tu visitante ahora es más consciente de su problema y de la necesidad de resolverlo. Ya está en busca de las mejores opciones como solución. Es en este punto que un usuario se convierte en un lead. 

Ahora este cliente potencial ya está más abierto a proporcionar datos sobre su empresa y sobre sí mismo, a cambio de contenidos más específicos y a medida para sus necesidades. (O sea, acá es cuando te las arreglás para sacarle el nombre, el teléfono y el mail). 

Ofrecé e-books, salí con webinars, tutoriales, videollamadas y podcasts que puedan dar a tu lead más datos de convencimiento y conocimiento sobre las soluciones que tenés para él. 

En la etapa MOFU los contenidos van más trabajados. La creatividad tiene que ser a dos bandas: 

  • Por un lado, tenés que trabajar contenidos diferentes. Mensajes que tengan gancho creativo para que el internauta quiera “pasar de pantalla”. 
  • Después, aprovechá para segmentar al lead. Cuanto más conocés a un usuario más acertados los mensajes que le podés mandar. 

En esta etapa funcionan bien contenidos del tipo: 

  • Ebooks. 
  • Guías. 
  • Infografías. 
  • Email marketing automatizado. 
  • Webinars. 
  • Podcasts. 

3.- BOFU, la decisión 

Contenido para el final del embudo  

¡BINGO! Llegamos a la etapa en que el cliente dice: “Ok, me convenciste, sos el mejor del mercado para arreglarme la vida. ¿Cómo seguimos?”. 

Momentazo clave de la estrategia. El cliente está preparado para convertir. Se trata de un lead cualificado. Un usuario que ya te conoce y está dispuesto a comprarte (aplausos, aplausos…), a pasar a formar parte de tus clientes. 

«Bárbaro, ya me puedo relajar y pasar del rollo los contenidos». No Watson, ahora más que nunca, es el momento de atacar con info de tus productos y servicios, desplegá tus valores, contá la forma en que han ayudado a otros clientes a facilitar sus vidas. Algo conciso pero certero, que invite a la compra. 

Los casos de éxito, investigaciones de mercado que muestren lo bien que funciona, salvar toda duda de que tu producto es la mejor solución para las necesidades de tu lead. 

Por eso, algunos de los mejores contenidos en la etapa BOFU son: 

  • Video-Demos. 
  • Descuentos y ofertas en canales diferentes 
  • Hoja de producto con precios. 
  • Meetings 1 to 1 por teléfono o videoconferencia. 
  • Testimonios. 

Conclusión: un contenido para cada etapa del funnel

Definiendo bien qué contenido va en cada etapa del funnel de ventas, es más sencillo identificar las necesidades de cada lead y crear contenido específico para cada etapa del funnel. Imaginate la ayuda que representa esta información para el equipo de ventas de tu empresa.  

Apuntate al Marketing de contenidos para hacer crecer tu negocio en el mundo on line. Es la forma más acertada y eficiente para atraer, educar y fidelizar a tus potenciales compradores. Además, sirve para acompañar el customer journey, desde el contacto inicial con tu marca hasta el ansiado momento de la compra. (Por supuesto, siempre priorizando las necesidades reales de las personas y dejándonos la piel para mejorar sus vidas con nuestros productos e ideas).  

 
Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now! Marketing. 

Qué contenido va en cada etapa del funnel
Tráfico web, dominalo y aumentalo así

Tráfico web, dominalo y aumentalo así

¿Cómo conseguir más accesos a tu plataforma?

Hola de nuevo a nuestros ávidos lectores que llevan el inbound marketing tatuado en el pecho y lo defienden hasta las últimas. Unos cuántos artículos más y ya podrán considerarse auténticos expertos. En el post de hoy vamos a aprender sobre tráfico web, crucial cuando se trata de promocionar tu negocio en el mundo online. Acá tenemos un propósito claro: acceder a oportunidades de conversión. Eso es, todo va de conseguir visitantes para tu plataforma de comunicación. 

Las webs representan los cimientos de una buena estrategia de Marketing Digital. Gracias a estos sites, páginas o blogs se atraen leads, se habla con los consumidores y, pues, ¡se vende! 

En este artículo, descubrirás qué es el tráfico web, qué tipos hay, sus ventajas y cómo podés explorar los canales de adquisición para surfearla como el que más sabe. ¡Seguinos! 

¿Qué es el tráfico web? 

Se considera tráfico web al número de entradas que un contenido recibe en Internet. Pero también alude a toda la actividad de los internautas cuando acceden a una web, ya sea para husmear en la página, navegar por el sitio clickando en lo que ofrecés o tomar alguna acción determinada que les interese (representando COMPRAR el objetivo último al que queremos llevarlos, of course). 

La vía más común por la que llegan está claro que es la búsqueda de información en Google. Pero hay otras muchas maneras de abrir canales para atraer los deseados clicks a nuestra página. Vamos a ver las opciones. Pero primero… 

Tipos de tráfico web

Orgánico 

Así se llama al tipo de tráfico que entra por nuestro contenido sin la necesidad de invertir plata en anuncios y campañas. Simplemente ofrecés información valiosa y la gente te lee.   

El método estrella para conseguir tráfico orgánico es entonces: el Marketing de Contenidos

Luego de crear contenidos optimizados para los motores de búsqueda (¿perdido? echá un vistazo a nuestro artículo sobre SEO), las páginas web aparecen en los resultados de los buscadores según lo que tipean los usuarios en la cajita del buscador. Si has hecho las cosas bien, te encontrarán a vos antes que a otro.  

Pago 

Por supuesto, el tráfico web también se puede comprar, lo que se conoce como CANALES DE ADQUISICIÓN. Este tipo de tráfico se consigue con la inversión en anuncios en plataformas como Google Ads o Facebook Ads.  

Te preguntarás: ¿por qué pagar por tráfico si se puede lograr orgánicamente? 

Básicamente es una cuestión de tiempo. Mientras el tráfico orgánico conlleva conocimiento para ofrecer contenidos relevantes y optimizados, el tráfico pago es inmediato y está garantizado. 

O sea, en el tráfico pago invertís plata para que el público llegue hasta tu página web, y en el orgánico es al revés: invertís tiempo (y neuronas) para que tu página web llegue al público. 

¿Dónde poner plata? Puede ser en: 

  • palabras clave pertinentes para tu negocio a través de links  
  • segmentos con publicaciones en Facebook, Instagram o YouTube 
  • banners en otros sitios web 

¿Una ayudita? picá acá 

Directo 

El tráfico directo tiene lugar cuando alguien escribe el sitio web por su propio pie en la cajita del navegador, sin links de otras fuentes ni nada, así de maravillosamente. 

Pero pero pero, si esto sucede es porque antes te has trabajado el branding: una identidad de marca fuerte y consistente. (Echá mano de nuestro artículo: Propuesta de valor).  

Lo bueno de estos perfiles que ya entran interesados es que suelen ser leads cualificados para la conversión, ya traen medio camino hecho, no son los que más trabajo nos van a dar. 

Social 

Este es fácil: es el tráfico que nos viene de las redes sociales. Es decir, ocurre cuando los links de tus páginas se comparten en Facebook, Twitter, LinkedIn, YouTube, o cualquiera de las redes que todos conocemos. 

Este tipo suele tener tanta actividad y tanto tráfico que enseguida entendés la necesidad de estar ahí. 

Se trata de una excelente fuente de leads cualificados. Si el usuario “te sigue” en las redes, obviamente le interesa consumirte. 

Email 

Este tráfico sucede cuando el internauta hace click en links que se ponen en los mensajes que le llegan a su mail. Es decir, el famoso Email marketing.  

Aunque estos no influyen en la autoridad de los buscadores, son re buena fuente de tráfico, con récord de clicks muchas veces. 

La vía del email es uno de los mejores canales para mandar contenidos, material interesante, ofertas y más, generando así tráfico hacia tu web. 

Bonus: otras estrategias gratuitas que te pueden interesar 

1) Estrená tu blog y subí cosas seguido 

Incluir un Blog en tu web es una fantástica idea para atraer tráfico, te permite generar contenido relevante que los usuarios buscan y, si lo que publicás prende y se comparte en redes sociales… ¡BINGO! obtenés más tráfico sin hacer nada extra. 

2) Publicá como invitado en otros blogs (tráfico Referral) 

¡Viva el sentido de comunidad! (para comprobar su potencial andá a nuestro artículo anterior). Suponete que conocés otros blogs que flashean a tu audiencia, podés escribir un artículo para ellos, o que ellos pongan uno en tu Blog, junto con un link al sitio del otro. Clikcar, navegar de acá para allá… y encima les sirve para posicionar ambas webs en los buscadores. ¡Hablame de tráfico doble y gratuito! 

3) Aprovechá las redes sociales 

Las RRSS representan un recurso tan práctico y útil como tu Blog a la hora de generar tráfico. El contenido a publicar en estas será diferente, pero tiene que ser igualmente relevante para tu público (y acá también habrá que publicar seguido). Siempre que compartas un producto, promo, descuento… acordate de incluir un enlace a tu tienda virtual.  

4) Metete en foros calientes de tu segmento de mercado 

Seguro que tu público se pasea por algún foro para buscar info, comentar o debatir. Sumate a esos foros y participá activamente. Estando atento a cuando salga el tema que vos dominás ¡ZAS! ahí relinkeás a tu web o a un post de tu blog. 

4 claves para aumentar tus accesos 

Ok, ya manejamos cuáles son las principales fuentes de tráfico web, ahora descubramos qué acciones podés tomar para optimizar los accesos a tu preciado trocito del mundo on line.  

1. Optimizá tus keywords con el contenido 

Tal como te contábamos antes, para aprovechar todo el potencial del tráfico orgánico, hay que invertir tiempo en una buena estrategia de Marketing de Contenidos, lo que incluye, entre otras cosas, elegir las palabras clave apropiadas para que te encuentren.  

Además, elegir bien estas palabritas te permite segmentar tus contenidos y adaptarlos al interés de tu Buyer Persona (¿te suena? Refrescá sobre el Buyer acá). 

2. Crea contenidos virales 

Sorry, no hay una fórmula para que se viralice lo que hacés. Pero hay trucos para desarrollar el potencial de tus contenidos y estimular el sharing

  • Disparadores mentales: expresiones que sacuden un poquito a los lectores y hacen que reaccionen con algo que nos interesa que hagan. 
  • Storytelling: contenidos en forma de “te cuento una historia”, con su héroe, su villano y toda la misión de cómo salvar a la doncella (donde por supuesto la ayuda mágica que da poder al héroe va a ser tu producto). 
  • Apego emocional: a través de lecturas que provocan emociones positivas en los lectores. 
  • Humor: recurso fantástico, si logras que lo que contás haga reír a los usuarios, ya ganaste. 

3. Pagá por algunos anuncios estratégicamente colocados 

Hay que dar con el público que tiene posibilidades reales de convertirse en tus clientes, lo cual se puede lograr con estos anuncios y estrategias de segmentación: cuanto más acotado el grupo, más chances de dar con tu comprador. 

Suponete que vendés chupetes fabulosos que duermen a los babys en 0,5 segundo. Por ejemplo, Facebook te permite elegir a quién querés que le llegue tu mensaje con un nivel de detalle tal: “mujeres deportistas entre 25 y 35, madres solteras, que trabajan y viven en la zona norte de la ciudad”. (Te podrá parecer que descartás gente, pero en realidad significa que estás encontrando a tu mejor cliente). Acá cómo lo hacemos nosotros.

4. Aprovechá el Email Marketing como canal de difusión 

El email marketing es un recurso buenísimo para atraer más visitantes y clientes. ¿Cómo? Invirtiendo en la difusión de tus contenidos y promoción de páginas estratégicas. 

Por ejemplo, si querés generar tráfico web hacia tu blog y educar a tus internautas, podés usar una newsletter que los invite a husmear en tus contenidos; además de ofertas y descuentos para seducir a los compradores potenciales a entrar en tu e-tienda. Pensá algo curioso para escribir en el asunto y ¡a cosechar clicks! 

¿Cómo medir el tráfico web? 

Sencillo: Google Analytics. 

Esta herramienta posibilita que analices: 

  • cuántas personas entraron en tu web, 
  • desde donde llegaron, 
  • cuánto tiempo navegaron por tu site, 
  • si clickaron en tus botones y links. 

 Conclusión 

Como vimos, tenemos varios caminos para poner en marcha estrategias accesibles y rentables para la atracción de entradas a tu sitio web.  

Mandate a probar todas las opciones teniendo siempre en mente tu objetivo, por un lado, y los intereses de tu público por el otro. Después de todo, esto va de encontrar la forma de seducirlos y conquistar sus clicks, que es donde empieza la e-magia.   

Gracias por leer hasta acá. El equipo de Now!Marketing.  

Tráfico web, dominalo y aumentalo así